Equipos a presión

El titular de los equipos a presión y sus instalaciones, en su obligación de adoptar las medidas necesarias para que la utilización de los mismos no origine riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores o estos se reduzcan al mínimo, deben cumplir lo establecido en el Real Decreto 486/97, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

A continuación, se desarrollan las condiciones y requerimientos que el titular debe considerar a lo largo de la vida útil de los equipos a presión desde el punto de vista de la seguridad industrial, es decir, en cumplimiento del Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento de equipos a presión y sus instrucciones técnicas complementarias