Radiaciones ionizantes. Medidas preventivas básicas

Las medidas básicas de protección radiológica están en función de que haya riesgo de irradiación externa (no hay contacto con la fuente radiactiva) o de contaminación radiactiva (puede haber contacto con la fuente).

1.Las normas de protección contra la irradiación externa incluyen: limitación del tiempo de exposición, apantallamiento o utilización de blindajes, distancia a la fuente radiactiva, protección de las estructuras, instalaciones y zonas de trabajo, protección del personal y procedimientos de trabajo, gestión de residuos y Plan de emergencia.

En este caso, en el que no hay un contacto directo con la fuente, las medidas de protección consisten en: 

    • Limitar el tiempo de exposición. 
    • Aumentar la distancia a la fuente, ya que la dosis disminuye de manera inversamente proporcional al cuadrado de la distancia. 
    • Apantallamiento de los equipos y la instalación. 

2.Cuando hay riesgo de contaminación radiactiva (partículas de materiales radiactivos depositadas o incorporadas en objetos o materiales), las medidas de protección tienen por objeto evitar el contacto con la fuente e impedir la dispersión de la misma.

Como norma general, el personal que trabaja con fuentes radiactivas no encapsuladas (radionucléidos) debe conocer de antemano el plan de trabajo, los procedimientos y las personas que van ha efectuar las distintas operaciones. 

El plan de trabajo debe contener información sobre: 

  • Medidas preventivas que deben tomarse. 
  • Procedimientos de descontaminación. 
  • Gestión de residuos radiactivos. 
  • Actuación en caso de accidente o incidente. 
  • El plan de emergencia. 

Las medidas específicas de protección contra la contaminación radiactiva dependen de la radiotoxicidad y actividad de los radionucleidos y se establecen actuando, tanto sobre las estructuras, instalaciones y zonas de trabajo, como sobre el personal, mediante la adopción de métodos de trabajo seguros y, si es necesario, el empleo de equipos de protección individual adecuados.

Las medidas preventivas limitadas al entorno laboral, se encuentran recogidas en el RD 783/2001 y consisten fundamentalmente en:

1. Limitación de la dosis: Los valores vigentes en España están recogidos en el RD 783/2001.

2. Formación e información a los trabajadores: Los trabajadores profesionalmente expuestos y todas aquellas personas que ocasionalmente puedan estarlo, deben recibir una formación adecuada en materia de protección radiológica a un nivel adecuado a su responsabilidad y al riesgo de exposición a las radiaciones ionizantes en su puesto de trabajo. Consultar capítulo licencias de operador o supervisor.

3. Delimitación y señalización de las zonas: El titular de la centro donde se manipulen o almacenen materiales radiactivos o existan generadores de radiaciones debe clasificar los lugares de trabajo en:

  • Zona controlada: en las que existe la posibilidad de recibir dosis superiores a 6mSv/año o una dosis equivalente superior a 3/10 de los límites de dosis equivalentes para el cristalino, la piel y las extremidades. Se dividen a su vez en:
    • Zona de permanencia limitada: existe riesgo de recibir una dosis superior a los límites de dosis para los trabajadores expuestos (500 mSv/año ó 100mSv/5años, 150mSv/año para cristalino y 500mSv/año para piel y para manos, antebrazos, pies y tobillos).
    • Zona de permanencia reglamentada: existe el riesgo de recibir en cortos periodos de tiempo una dosis superior a los límites de dosis para trabajadores expuestos.
    • Zona de acceso prohibido: aquellas en las que existe riesgo de recibir en una exposición única dosis superiores a los límites de los trabajadores expuestos.
  • Zona vigilada: no siendo controladas, existe la posibilidad de recibir dosis efectivas superiores a 1mSv/año o una dosis equivalente superior a 1/10 de los límites de dosis equivalentes para el cristalino, la piel y las extremidades.

El acceso a estas zonas debe estar perfectamente señalizado de forma que únicamente pueda acceder a ellas el personal estrictamente necesario y con los conocimientos adecuados. 

La señalización por zonas es un medio para proteger a las personas, ya que indica el riesgo a que se someten al entrar en una determinada área.

4. Definición de los trabajadores expuestos: Los trabajadores se consideran expuestos cuando puedan recibir dosis superiores a 1 mSv por año oficial. Se pueden clasificar en: 

  • Categoría A- personas que pueden recibir una dosis superior a 6mSv/año o una dosis equivalente superior a 3/10 de los límites de dosis equivalentes para el cristalino, la piel y las extremidades
  • Categoría B- personas que es muy improbable que reciban dosis superiores a 6mSv/año o una dosis equivalente superior a 3/10 de los límites de dosis equivalentes para el cristalino, la piel y las extremidades.

5. Vigilancia individual (vigilancia sanitaria): Es obligatoria para todos los trabajadores expuestos de categoría A la medición de las dosis recibidas mediante dosímetro individual (mensualmente), y en las zonas controladas las dosimetrías de área con una periodicidad anual. Debe ser realizada por entidades expresamente autorizadas y supervisadas por el CSN. Es obligatorio registrar y conservar las dosis recibidas durante la vida laboral de los trabajadores profesionalmente expuestos (historial dosimétrico). Los historiales deben guardarse al menos 30 años a partir de la fecha de cese del trabajador.

Todo el personal profesionalmente expuesto de categoría A está obligado a someterse a una vigilancia sanitaria específica con una periodicidad anual. El historial médico debe archivarse durante 30 años desde la fecha de cese.

Las medidas concretas dependerán del tipo de elementos radiactivos utilizados y del trabajo a realizar con ellos.

6. Uso de Equipos de protección individual

Los equipos de protección individual para trabajar con radiaciones ionizantes llevan una protección de plomo. Van desde el delantal plomado (órganos vitales), el protector de tiroides, el protector de genitales, los guantes, manoplas, y gafas.