Ruido, FAQs

Extraídas de la página web del INSST  y de la de 3M 

1. ¿Cómo puedo saber si el ruido en mi puesto de trabajo es peligroso? 

Si para hablar con un compañero situado a un metro de distancia usted necesita elevar la voz, es probable que el nivel de ruido sea superior a lo permitido y, por tanto, si esa situación es permanente, deban adoptarse medidas preventivas.

Si su evaluación de riesgos pone de manifiesto que en su puesto de trabajo se alcanzan o superan los niveles de ruido que obligan a adoptar medidas preventivas, la empresa debe informarle de ello, así como de cuáles son las medidas preventivas que van a adoptarse. Igualmente, debería darle la formación necesaria para que usted pueda contribuir a que la exposición al ruido no constituya un riesgo para su salud. 

2. ¿Se pueden evaluar también las molestias por ruido?

Los aspectos ergonómicos del ruido, es decir, las molestias o efectos subjetivos y los efectos extra-auditivos del ruido también pueden tenerse en cuenta en una evaluación de riesgos. 

Uno de los métodos más utilizados para ello es el Método SIL de evaluación de la comunicación verbal. Se basa en la estimación de la interferencia que supone el ruido de fondo a la hora de establecer una conversación directa.

Existen otros métodos de valoración que se basan en la comparación del espectro de sonido a evaluar con unas curvas de referencia. Entre estos métodos cabe destacar el RC MARK II que permite valorar tanto el nivel de presión sonora del ruido interior como otras características del ruido que influyen en las molestias que genera como el grado de desequilibrio del espectro sonoro.

3. ¿Cómo puedo solicitar una medición del ruido en mi puesto de trabajo?

A través del siguiente enlace al formulario de solicitud. En el momento en el que esté disponible, el técnico de Higiene Industrial se pondrá en contacto con usted para programar la visita. Enlace a formulario

4. ¿A partir de qué nivel de ruido hay que ponerse protección auditiva?

A partir de 80 dB, es obligatorio poner a disposición del empleado una protección auditiva. 

A partir del 85 dB, el trabajador está obligado a llevar la protección auditiva. Además la empresa está obligada a señalizar el uso obligatorio.

5. ¿Qué significan las siglas SNR y HML de la protección auditiva?

Valor SNR

El SNR (“single number ratio” o reducción del ruido simplificado) indica el valor medio de aislamiento o protección en varias frecuencias. Un valor SNR de 35 dB por ejemplo indica que un ruido de 100 dB lo reduce a 65 dB.

Valores HML

Los valores HML indican la reducción de ruido en 3 diferentes márgenes de frecuencias, H (altas), M (medias) y L (bajas). Esos márgenes son:

  • H (altas) entre 2000 y 8000 Hz
  • M (medias) entre 1000 y 2000 Hz
  • L (bajas) entre 63 y 1000 Hz

6. ¿Cuánto tiempo tengo que llevar la protección auditiva?

 Los protectores auditivos deberán llevarse mientras dure la exposición al ruido, ya que su retirada temporal reduce seriamente la protección. 

Si un trabajador se quita los protectores auditivos durante unos pocos minutos en su jornada laboral con ruido, la protección se reduce un 25% y si los lleva puestos el 90% de la jornada la protección es prácticamente nula.

Hay que resaltar además la importancia del ajuste de acuerdo con las instrucciones del fabricante para conseguir una buena atenuación a todas las frecuencias, ya que cuando están mal ajustados presentan una atenuación muy inferior, que puede llegar a ser nula.

proteccion ruido

7. ¿Qué tengo que tener en cuenta para seleccionar un equipo de protección auditiva? 

Lo primero que habrá que tener en cuenta será el nivel de protección que se debe alcanzar, y después muchos otros factores para la comodidad del trabajador.

1. Tenga en cuenta primero la comodidad:

  • Presión: La presión que siente al utilizar tapones para los oídos varía según el material y el tamaño de los tapones, además del tamaño de su conducto auditivo. Con las orejeras, la presión de la diadema para sujetar las cazoletas firmemente en su lugar es esencial para una buena atenuación. Sin embargo, si la presión es muy elevada, puede causar incomodidad.
  • Tamaño: es importante disponer de varios tamaños para asegurarse de que los trabajadores puedan alcanzar un sellado eficaz fácilmente. Para las personas con orejas pequeñas, por ejemplo, un tapón pequeño puede ser más fácil de insertar en el conducto auditivo si se comprime antes.
  • Suavidad: Cuando los tapones se quitan y se ponen varias veces al día, su suavidad en el canal auditivo puede convertirse en un factor importante.
  • Peso: Las cazoletas de las orejeras de mayor atenuación suelen ser más grandes y pesadas. Los tapones con banda son una alternativa más ligera a las orejeras.
  • Temperatura: En entornos cálidos y húmedos, usar orejeras durante periodos prolongados puede no ser cómodo. Por otra parte, las orejeras podrían ser la opción preferida de los trabajadores en condiciones de frío y viento. Hay alternativas ligeras como los tapones lavables y reutilizables, para ayudar a maximizar la comodidad y mantener la higiene.

2. Considere la facilidad de uso:

  • Higiene: Cuando los trabajadores tienen las manos sucias o usan guantes, los tapones reutilizables semiinsertos con sus prácticos vástagos ayudan a mantener las puntas de los tapones limpias durante su uso. Como no es necesario comprimir las puntas de estos tapones antes de insertarlos, es más fácil mantenerlos limpios.
  • Frecuencia de inserción y reutilización: Los tapones semiinsertos estilo "listo para usar" y los protectores auditivos con banda son muy prácticos para los trabajadores que necesitan ponerse protección auditiva en cuestión de segundos o que se la quitan y ponen muchas veces al día.
  • Almacenamiento: algunos tapones vienen en cajas individuales para facilitar que no se ensucien. Deberán guardarse siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Compatibilidad: Los empleados que usan equipos de protección auditiva posiblemente lleven otros tipos de protección, como protección respiratoria, de la cabeza, facial u ocular. Hay que tener en cuenta que ciertos elementos como gafas de seguridad pueden interferir con el sellado de las orejeras convencionales o provocar la pérdida de varios dB de atenuación; en estos casos, es buena idea considerar tapones como alternativa o complemento de las orejeras. La compatibilidad con el entorno de trabajo también es fundamental. En condiciones de suciedad y polvo, los tapones lavables y reutilizables pueden ser una mejor opción.

3. Cubra las necesidades de comunicación:

  • Capacidad de escucha incluso con la protección auditiva: asegurar que los protectores seleccionados cuentan con una cantidad de atenuación del ruido adecuada a la exposición (ni mucha, ni poca)
  • Sin protección auditiva en lugares con ruidos fuertes, la comunicación es deficiente
  • Con protección auditiva, comunicarse suele ser más sencillo
  • Con demasiada atenuación, se puede reducir la comunicación: Usar protección auditiva de alta atenuación en situaciones de poco ruido (por debajo de 80 dBA, por ejemplo) puede reducir la capacidad de escucha y comunicación a niveles indeseados.